domingo, 18 de febrero de 2007

no se que hagas tú ahora


Me levanté esta mañana
y acomodando mi ósea in voluntad
recliné mis recuerdos
en el sofá que sigue envejeciendo.

-ese de piel cobriza que presta arrugas
un poco más, día a día.

Entibié mis abúlicos labios
con un té
-casi dulce-
pero aún sabía a lo amargo
de un clásico puñado de hojas secas
( como desengaño
y a tientas, -sin pensarlo-
como el adicto que soy
encendí un cigarrillo que en seguida
en incinerados chasquidos
su largo y suave cuerpo se esfumaba
y su lánguida textura exhalada entre aroma extraño
se elevaba.
-hacia ese espacio, hacia la nada...
haciendo espirales de historia-

Tomé mi lápiz
y apretando sus contornos
firmemente.

-como... si al ceder un poco
todos mis recuerdos atestados
se fueran a escapar-

Tomé una hoja en blanco
e inicié.

Inicié a escribir sobre tus memorias:

No se qué hagas tu ahora.
-Pero yo no dejo de escribirle mi tristeza-


Kansas city, Missouri.
Jose Joel Rios
Copyright © 2004-2007