sábado, 15 de agosto de 2009

acantilado

afuera de mi esqueleto algo se funde

mis huesos son el aire que respira mi ropa
y el agua que se filtra por mis sobras
es la sopa que aúpan mis ojos
sobre un acantilado de tiempo
los cartílagos del ahora
son maravillas que sostienen mi sombra
en mis bolsillos de llanto después de las ocho

ya no soy, yo por adentro
ni por los dedos que aíslan
lo contemporáneo del miedo en la piel

algo extraño se extiende en la tierra
cultivando mis zapatos viejos
halando mis pies sobre tus huellas
y un escalón azul

tu voz es la condesa del arte
al escucharte por mis tímpanos
de acero
con un timbre letal que usurpa valores
tu boca de hogaza
me busca en lo hondo del débil consenso

y tu beso me abraza el universo de lo ausente
por ti estoy
comiendo el recuerdo a plazos
y reptando por tu piel con interés


Beardstown, Illinois.

3 comentarios:

Ursula dijo...

Jose...

"algo extraño se extiende en la tierra
cultivando mis zapatos viejos
halando mis pies sobre tus huellas
y un escalón azul"

preciosos versos amigo poeta...
bello lugar de poesía...
gracias!!!

beso!!!

AnaR dijo...

¡¡Guauuuuuuuuu!! cuanta sensualidad...sublime.

Un abrazo

LUMARZU dijo...

..y tu beso me abraza el universo de lo ausente
por ti estoy
comiendo el recuerdo a plazos
y reptando por tu piel con interés

José...vas, vas y como vas llegas con la cadencia versátil de saber sentir hasta el límite.

Un gusto seguirte
Lu